Con la vuelta al cole y al trabajo, todos nos proponemos volver a establecer una rutina en nuestras vidas, que nos aporta una zona de confort y seguridad en nuestro día a día. No obstante, aunque casi todos preferimos vivir en la rutina algunos colectivos necesitan estas rutinas para funcionar con una mayor eficacia y reducir su estrés. Hoy vamos a hablaros sobre la importancia de las rutinas en las personas con déficit atencional, acompañado o no de hiperactividad.

¿Qué es un hábito y qué es una rutina?

Un hábito hace referencia a un comportamiento que realizamos de forma automática y hemos aprendido por repetición. Por ejemplo: quitarnos los zapatos cuando llegamos a casa.

Sin embargo, una rutina es una secuencia de actividades que nos permite organizar nuestro tiempo y funcionar en nuestro día a día, nos permite tener una estructura. Por ejemplo: me levanto, desayuno, me lavo los dientes, me ducho, me visto, hago la cama y salgo a trabajar.

Tanto los hábitos como las rutinas nos facilitan nuestro día a día porque nos permiten estructurar con eficacia nuestro día a día.

¿Por qué son importantes las rutinas en el TDAH?

Las personas con TDAH tienen alteradas las funciones ejecutivas, que son la base de los procesos cognitivos y se encuentran en nuestro lóbulo frontal, que es el encargado de supervisar la actividad del resto de áreas cerebrales.

Las funciones ejecutivas son aquellas que nos permiten programar, desarrollar, secuenciar, ejecutar y supervisar cualquier plan de actuación dirigido al logro de objetivos específicos y a la toma de decisiones.

No obstante, cuando se aprende una tarea y se automatiza requiere de menor grado de activación del sistema ejecutivo, ya que intervienen otras áreas del encéfalo que se encargan de realizar y supervisar estas tareas. Dígamos que la mayor activación de sistema ejecutivo se produce con tareas novedosas.

Dicho esto, para las personas con TDAH programar, desarrollar, secuenciar, ejecutar y supervisar nuevas tareas es mucho más complicado que las tareas que ya han asimilado y realizan automáticamente: las rutinas.

Además, estas tareas que resultan complicadas para las personas con TDAH porque requieren de un alto grado de desarrollo y funcionamiento de las llamadas “funciones ejecutivas”, generan en ellas un alto nivel de estrés y frustración, difícil de regular. Por lo que cuanto más organizada sea su vida, más fácil resultará su regulación emocional y podrán aprender a desarrollar con éxito otras actividades novedosas, lo que les permitirá avanzar en su día a día y en su aprendizaje, tanto vital como académico.

¿Qué rutinas son imprescindibles en una persona con TDAH?

Nosotros diríamos que es imprescindible la organización diaria: tener unos hábitos saludables de sueño y alimentación es fundamental, pero además tener unos horarios de sueño y comidas es imprescindible; también es imprescindible establecer un orden en ciertos momentos del día y cumplirlo tanto entre semana como en fin de semana y periodos vacacionales; rutinas diarias que se puedan mantener en el tiempo y se puedan automatizar.

Por ejemplo: Me levanto a las 8 de la mañana, desayuno, me lavo los dientes, me ducho y me visto. Si es entre semana voy al trabajo o al colegio, si es fin de semana o vacaciones realizo otras actividades. Sobre las 2 de la tarde como, me lavo los dientes, descanso viendo un poco la tele, leyendo, haciendo una siesta o sigo trabajando/estudiando. A las 5 meriendo, etc.

No se trata de llenar el tiempo con actividades, se trata de tener ciertos momentos del día organizados para economizar energía. ¿Pueden surgir imprevistos? Sí, y estos imprevistos necesitarán de nuestras funciones ejecutivas, nuestra tolerancia a la frustración, nuestra capacidad de resiliencia y nuestra energía. Pero si no tienen rutinas se genera una sensación de inseguridad y un gasto de energía con cada tarea, que no serán capaces de afrontar aquellas situaciones que no pueden prever. 

¿Cómo establecemos las rutinas?

Principalmente, tanto en niños/as como en adultos, es importante tener en cuenta que tenemos que sentirnos cómodos con nuestras rutinas. Por lo que olvidémonos de horarias y tareas imposibles, no tratemos de ocupar todo nuestro tiempo en algo, dejemos espacio para la improvisación, que nos permite desarrollar nuestra capacidad de decisión, organización, etc; y establezcamos unas rutinas que nos resulten sencillas, que se adapten a nuestros horarios y que faciliten nuestras actividades básicas diarias.

¿Cómo establecemos estas rutinas con niños?

Debemos pactar con ellos estas rutinas y hábitos saludables, explicándoles su importancia y ayudándoles a decidir cuáles de ellas establecemos.

Una vez realizado el pacto, podemos plasmarlo en un horario preferentemente visual, con imágenes de las diferentes tareas y sus horarios para que ellos sean conscientes de la organización, la secuencia de tareas, los horarios y también sepan cuando disponen de tiempo para jugar y desarrollar las actividades que les apetezcan. 

A continuación, os dejamos unos pequeños consejos o tips para establecer estas rutinas:

  • Acordar las rutinas de actividades básicas con tu hijo/a o con uno mismo.
  • Establecer un orden y secuencia de las actividades a realizar con un horario delimitado.
  • Elaborar un cartel visual con estas actividades para estructurar tu actividad diaria con un solo golpe de vista, sin tener que gastar energía en recordar lo que habías planeado.
  • Elaborar listas de actividades o tareas, dividiéndolas en fases o pequeñas tareas, que organizadas te lleven a la consecución de la actividad o tarea principal. De esta manera, conseguimos objetivos a corto plazo que nos motivan a continuar y nos sentimos organizados y seguros en lo que hacemos. Nuestras funciones ejecutivas estarán actuando en toda su potencia en la nueva tarea y no en la organización de esta, lo que nos facilita su ejecución y mejora su rendimiento.
  • Utilizar un sistema de organización, como la agenda en formato físico o digital.
  • Guardar las cosas siempre en el mismo sitio.

¡RECORDAD! Han de ser rutinas sencillas, que comporten actividades básicas del día a día y que puedan llevarse durante todo el año.

Descarga tu material para trabajar rutinas con tus hijos aquí

Bibliografía:

https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/tdah-vuelta-a-la-rutina.html
https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/la-necesidad-de-habitos-y-rutinas-en-ninos-hiperactivos.html

http://anhidacoruna.com/web/la-importancia-de-la-rutina/

MANUAL ENFEN. EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA DE LAS. FUNCIONES EJECUTIVAS EN NIÑOS. J. A. Portellano Pérez. R. Martínez Arias. L. Zumárraga Astorqui.

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner